Claves del Sistema de Gestión Lean (SGL)

Un Sistema de Gestión Lean (SGL)se basa en la mejora continua de la productividad y de la calidad, eliminando los desperdicios o actividades innecesarias, es decir, aquéllas que no añaden valor al producto/servicio ofrecido o a los procesos; e implicando al personal.

La metodología Lean Manufacturing adopta como modelo el sistema de fabricación de Toyota Productions Systems, que lanzó la compañía en los años 60; que se centra en producir lo que se necesita, en la medida y tiempo que se necesita; y que es aplicable a cualquier sector.

Por eso, puede afirmarse que los tres pilares fundamentales de la gestión lean son:

  • aportar valor al cliente,
  • reducir el despilfarro
  • y trabajar con procesos flexibles.

De modo que se centra en minimizar las pérdidas de los sistemas de fabricación y maximizar la creación de valor para el cliente final, utilizando para ello los recursos estrictamente necesarios.

Para la creación de flujo se focaliza en reducir ocho tipos de desperdicios en los productos manufacturados:

  • Sobreproducción.
  • Tiempo de espera.
  • Exceso de procedimientos.
  • Potencial humano infrautilizado.

En este sentido, el SGL cuenta con una serie de herramientas que tienen como objetivo alcanzar la pretendida reducción de desperdicios, entre las que figuran: 5S, Kanban, VSN, JIT, Poka-Yoke, Kaizen…